Fotos: Enfocando a Bad Bunny | EL PAÍS Semanal

En una entrevista realizada a Bad Bunny, donde reveló su desinterés sobre que su isla Puerto Rico se convirtiera en el estado número 51 de Estados Unidos.

Basicamente esto dijo: "Quiere tener propiedades en Los Ángeles, en Miami y en Nueva York, pero su casa es Puerto Rico. Desborda orgullo boricua. Las calamidades que el huracán María causó sobre la isla en 2017, ya lastrada por una grave crisis financiera, encendieron una mecha en su conciencia social. En el verano de 2019 entró en combustión. La filtración de un chat del entonces gobernador, Ricardo Rosselló, con otras autoridades indignó a los ciudadanos por sus comentarios sexistas y homófobos, las burlas a los fallecidos por el huracán y el compadreo de corrupción. Benito, que estaba en Europa, regresó y, junto a otros artistas de la isla como Residente y Ricky Martin (blanco de los ataques homófobos), se puso a la cabeza de las protestas. De aquellos días data el “Arranca pal carajo y vete lejos / y demos la bienvenida a la generación de yo no me dejo”, de Afilando cuchillos.


Rosselló cayó, pero un año y medio después Benito no hace un balance muy esperanzador. Cuando se le pregunta si Puerto Rico, Estado Libre Asociado a Estados Unidos, debería avanzar hacia la independencia o, al contrario, convertirse en el Estado 51, responde con franqueza que no tiene una argumentación política o económica preparada, pero deja claro que “jamás querría ver a Puerto Rico como un Estado”.


A Bad Bunny le gusta entrevistarse a sí mismo. Lo hace como ejercicio para saber qué piensa de las cosas, el porqué de su historia. Hace poco se preguntó por la huella de sus padres en su carrera, pensó en la responsabilidad, en la disciplina. En la constancia de su madre; en la honestidad de su padre. El tiempo se agota y Benito se prepara para transformarse en el Conejo Malo de las fotos. Una última pregunta a la estrella boricua.


¿Por qué en sus canciones salen tanto los billetes de 100 dólares? “Es parte del fronteo, el género urbano. Yo siempre trato de mantener ese equilibrio y estar siempre con las raíces, con la calle… Al final a mí me gusta, yo crecí escuchando eso. A veces hay gente que lo critica, pero al público le gusta, le gusta cantarlo”.


¿Por qué les gusta? ¿Es algo lúdico? “Claro, cantarlo es como sentir que los tienes”.

Publicar un comentario

 
Top